Lucky Strike: La historia de unos pioneros del Marketing

lucky_strike

Lucky Strike, hace ya muchos años, fue una de las primeras marcas en emplear este tipo de recursos.

Hoy en día, nos hablan de una campaña de marketing y publicidad y uno de los primeros conceptos que se nos vienen a la cabeza es algo “novedoso e impactante”, impactante desde luego la campaña debe ser para que llegue hasta llamar nuestra atención en un principio, o bien, introducir un concepto, una preferencia o una necesidad en nuestro subconsciente que, sin saberlo, haga que tengamos en nuestra mente, al menos presente, aquello que nos han promocionado.

El otro concepto es el “novedoso”, pero, en realidad, las campañas de marketing no son algo en lo que se trabaje en los últimos años. Quizá no estaba catalogado como tal, pero desde hace muchos años, las estrategias de marketing, han sido empleadas para captar un mayor número de clientes y aumentar sus ventas.

Uno de los ejemplos que conocí estudiando periodismo, en unos de los primeros años de carrera fue la campaña que preparó Lucky Strike, la famosa marca de tabaco, en función de los colores.

Lucky Strike ya era famosa pionera dentro de la comunicación, así, existía ya en 1928 “The Lucky Strike Dance Hour” un espacio musical dentro de la NBC patrocinado por la marca, desde donde se hablaba entre canción y canción de las principales personalidades de ese momento (actores, cantantes,…) que fumaban esa marca de tabaco, haciendo referencias incluso al mismísimo Gary Cooper.

Lucky, desde este espacio, comenzó con sus más importantes campañas como la del eslogan “Reach for a Lucky instead of a sweet”, tratando al tabaco como algo bueno para la línea, algo impensable en nuestros días.

Lucky en esos años arrasó en la sociedad pero es en los años ’30 cuando el sector femenino empezó a decantarse por otras marcas al crear nuevos formatos de cajetillas de tabaco diseñado para ellas. Es con esta situación con la que Lucky se embarca en posiblemente una de sus estrategias más arriesgadas de Marketing, todo dirigido del pionero y reconocido RRPP Edward Bernays, el cual, propuso a varios diseñadores y diferentes revistas crear cierta tendencia hacia el color verde (el color de la marca, tanto del logo como de la cajetilla, en aquellos años de Lucky).

Esta idea dio tanto de sí que incluso, en 1934, se celebró la Green Ball, un baile de gala en Nueva York que hizo que las familias más adineradas y de mayor reputación asistieran, todos obligatoriamente vestidos de verde, así como fueron sus aperitivos, cócteles y todo la decoración en general de la propia fiesta.

La propuesta triunfó y el color verde estuvo de moda y Lucky por supuesto aumentó sus ventas reteniendo y captando consumidores, especialmente el sector femenino.

Evidentemente con los años esta campaña cayó en el olvido y Lucky tuvo que volver a reinventarse, así que finalmente optó por cambiar el color de su logo por el original. Empleando un eslogan y una imagen perfectas para justificar ese cambio, relacionándolo con la entrada de EEUU a la II Guerra Mundial.

Junto con el slogan “Lucky Strike has gone to war”, Lucky consigue así recuperarse ganando la simpatía de los estadounidenses y de esta manera ganar su propia guerra “personal” a nivel de marca, frente a la competencia.

Como vemos, el marketing viene desde mucho antes de lo que nosotros pensamos, pero es increíble ver como la creatividad, la originalidad y el apostar por las ideas originales, fueron y siguen siendo las bases para poder llevar a cabo cualquier campaña de Marketing y Comunicación.

Vía | PuroMarketing

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.